CUARENTENA – DIA MIL

Ayer iba a hacer un posteo del vino que tomé anteanoche… O la noche anterior a anteanoche? Bueno… Hace poco! Pero como no tenía casi información sobre el productor, decidí primero comunicarme con él para pedirle que me contara en primera persona un poco de su proyecto -lo que quisiera compartir al menos.

El mismo se llama Cabrón (nota personal: Me encanta el nombre), constituye una propuesta enogastronómica y cuenta con 3 integrantes: Ramiro, liderando la bodega; Andrea, su mujer, quien lidera la cocina, y su hijo, liderando a ambos! La idea de Cabrón surgió en el año 2010. Sin embargo, pasaron varios años primero buscando el lugar, tanto en Argentina como fuera del país, hasta que finalmente lo encontraron en 2017. Los invito a que entren a su perfil de Instagram, en donde podrán ver las caras y manos detrás de todo el trabajo que realizan.

El lugar que eligieron se ubica en la Provincia de Río Negro, más específicamente en el Alto Valle, más específicamente en Valle Azul, que, si lo buscan en el mapa van a ver que es la única localidad que se encuentra ubicada en el margen opuesto del río a donde se encuentran todas las otras localidades que conocemos de la zona (Chinchinales, Regina, Roca)… Que, a pesar de estar muy cerca, presentan grandes diferencias entre ellas, principalmente en el régimen de lluvias, caída de granizo y concentración de calcáreo (carbonato de calcio) en los suelos.

Al escucharlo a Ramiro se me vino la imagen de alguien que sabe lo que hace y lo que quiere. Alguien que tuvo mucha experiencia y aprendió a través de ella, de los errores y de los aciertos, pero no sólo del trabajo en sí, sino también de las decisiones tomadas.

Conectado al vino desde los 13 años, con 24 vendimias bajo su cinturón, claramente aprendió mucho… Y hoy nos ofrece toda su experiencia y sabiduría mediante dos marcas: Areo y Cabrón. La primera es la de base, cuyo objetivo es el de constituirse como una de las mejores en ofrecer vinos con excelente relación calidad-precio. La segunda, en cambio, es su marca insignia… Y siendo más compleja, lamentablemente aún está en progreso. Digo lamentablemente, porque ello significa que aún no tenemos la chance de descubrirla y experimentarla! Pero seguramente que va a ser magnífica.

Ramiro actualmente también es el Enólogo de Casa Pirque, ex bodega Noemia, actualmente un proyecto de Catena Zapata.

Yendo al vino que probé… Hace poco. Fue un corte de Pinot Noir-Malbec (raro, no?), cosecha 2018. Y les juro que me hizo emocionar. Me hizo sonreir. Me hizo querer contactarme con Ramiro y saber más. Fue uno de esos vinos donde en cada sorbo, repetís: «Pero si está buenísimo!». Jugoso, frutado… De esos vinos que te llenan la boca, pero sin saturarte… Todo lo contrario: Te terminás la botella, y querés empezar otra. Precio: 350-400 pe.

Las variedades de uva que tiene actualmente son: Malbec, Merlot y Pinot Noir, todas de Valle Azul... Sin embargo, tiene bajo su manga algunos planes muy interesantes, para los cuales aún tendremos que esperar un poco para poder apreciar sus frutos.

Recomiendo, sin pensarlo una sola vez.

Salú!

Dejar una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Compartir

Copiar enlace al portapapeles

Copiar