CUARENTENA – DIA 31

Día 31, así es. Aunque en realidad, esto empezó antes… Pero bueno, dejémoslo ahí.

Hoy quiero hablar de un proyecto que el año pasado empecé a conocer más en detalle, desde adentro. Un proyecto que este año cumple 20 años, y lo pensábamos festejar a lo grande… Porque fue pionero en la zona y en su forma de pensarse; porque sobrevivió crisis económicas grosas (acaso los argentinos no terminamos saliendo con un Doctorado en el tema… O sucumbimos?); porque implicó montar una bodega tremenda y animarse a plantar viñas, y a hacer vino donde nadie en el siglo xxi estaba haciendo.

La vitivinicultura en nuestro país tiene mucha historia ya. Y aunque en sus inicios fue federal, terminó concentrándose principalmente en las provincias de Mendoza y San Juan… Tener historia implica tener años de experiencia, estudios hechos, ensayos de prueba y error. Es decir, implica contar con un camino medianamente demarcado, aunque siempre queden cosas por descubrir e innovar, por supuesto.

Por otro lado, cuando llegás a un lugar nuevo, sólo con algunas pistas, todo es aún más desafiante de lo que ya es. Y la vitivinicultura es eso, principalmente en la historia del Nuevo Mundo, donde las viñas se expanden a paso fuerte y veloz: Es el avance silencioso y retador de una multiplicidad de proyectos que quieren ver florecer su tierra y sus frutos, para meterlos en una botella de vino y que el resto de los mortales podamos disfrutarlos.

Sin embargo, el progreso depende totalmente de la calidad de la uva que le va dando origen al vino, la cual a su vez depende de una multiplicidad de factores, siendo el clima y el know how los más determinantes.

A lo que voy con toda esta historieta: Es que algunas bodegas y productores ya saben lo que hacen hace mucho tiempo, y tienen el borrador más completo, aunque es cierto que no haya recetas; otras, están apenas haciendo su camino, cuentan con un borrador apenas escrito, muchos errores aún por cometer y muchos vinos ricos por hacer… Como la bodega a la que hacía mención al principio: Bodega AlEste, en Médanos, Provincia de Buenos Aires. Un proyecto del cual tímidamente empecé a ser parte a finales del año pasado, y que hoy estoy muy entusiasmada por ello.

Aunque el año 2020 no viene como todos esperábamos… La cosecha estuvo muy bien, y la uva fue de gran calidad! Así que espero que pronto puedan disfrutar de los vinos que salieron de ella. Por lo pronto, aún contamos con varias botellas de la cosecha 2017 y algo de la 2019 para que degusten un poco del terruño del sudoeste bonaerense 😉

Salú!

Dejar una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Compartir

Copiar enlace al portapapeles

Copiar